Fuente: sherweb.com

Hace una década todo el mundo llenaba sus estanterías con CDs. Era la novedad tras haber pasado por los vinilos y las cintas de doble cara. Tener un pequeño disco con el rostro de nuestro cantante favorito y poder llevarlo en un discman o escucharlo en la mini-cadena parecía lo máximo que se podía conseguir.

Leer más

Anuncios